martes, 4 de septiembre de 2012

No se lo digas a nadie.



Temprano por la mañana, el agua expulsa sus sueños nocturnos en forma de humo y, a pesar de la distancia, la peña se acicala reflejándose en la tranquila superficie. El tesoro de nuestros vecinos es también el nuestro. A quienes no sepan dónde está esto no hay que decírselo. Guardad el secreto, es sólo para nosotros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario