sábado, 2 de noviembre de 2013

VOLAR.

Toda la vida, supongo que como mucha gente, he soñado en ocasiones que podía volar. Pero reconozco que mi sueño suele ser frustrante: vuelo, sí, pero a ras de suelo, a escasos centímetros del pavimento, desplazándome como un reptil y provocando la hilaridad de la gente y, además,  realizando un esfuerzo sobrehumano que hace que me despierte con dolores y contracturas en el cuello, probablemente relacionados más bien con el bruxismo... en fin.  Sin embargo, cuando estuve en Txillida leku, lo conseguí despierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario